ISMA MONFORT – CRÒNICA URBANA

Reflectir en fotografies el dia a dia quotidià dels habitants d’un país com el Marroc pot resultar més complicat del que sembla. A ningú ens agrada que ens apuntin amb la càmera de fotos com si fóssim animals en un parc zoològic, però tinc la sensació que això pot ser especialment accentuat en un país de tradició islàmica. Al Marroc mai tindreu problemes per prendre imatges del que se suposa que has de prendre imatges: Personatges a la plaça de Jemà-el-Fna de Marràqueix (a canvi d’unes monedes), actuacions folklòriques berbers, edificis monumentals, botigues d’espècies als mercats de les medines, els treballadors de les adoberies de pell de Fes… El problema arriba quan el que vols fotografiar és quelcom que no se suposa que un turista hagi de fotografiar, i no queda altre remei que “robar” la fotografia intentant ser ràpid i discret:

-Transport públic:

Bus al Marroc

En més d’una ocasió durant el meu recent viatge al Marroc, m’he trobat viatjant en un taxi en el que hi havia quatre persones assegudes als seients de darrera i quatre més als de davant (incloent el conductor). Aquesta situació és per a la majoria de nosaltres molt poc habitual, curiosa, i fins i tot un pèl divertida fins que t’hi has de passar vàries hores sense cap marge de moviment. En tot cas, espero que esteu d’acord en que la situació mereix una foto. Creieu que la resta de passatgers (incloent el conductor) em donarien mai permís per a fer una bona fotografia de la situació? Ni parlar-ne. És per això que totes les que tinc les vaig prendre des del seient de darrera, dissimulant i sense poder veure ben bé què feia. El mateix passa als busos. Vols prendre una foto amb els teus amics camí de Essaouira? Cap problema. Vols prendre una foto del precari estat dels busos més econòmics i la forma en que quotidianament la gent viatja en ells? Espera que l’home s’adormi i “roba-li” la foto.

-Botigues i comerços:

Carnisseria al Marroc

Tinc fotografies força maques de piles d’olives perfectament arrenglerades al mercat de Meknès. També de botigues de fils de seda, de dàtils, d’espècies, de souvenirs… Però en tinc molt poques de les botigues que cada dia visitava per comprar aigua fresca, fruits secs, o quelcom ràpid per fer passar la gana a l’hora de berenar. De nou, la quotidianitat d’aquests establiments jugava en contra meva, com si a Barcelona algú del Japó preguntés a la ferreteria del barri per fer una foto del local. Probablement uns dels establiments que més ens criden l’atenció siguin les carnisseries. No no tenen la carn en cambres frigorífiques i normalment les peces senceres dels animals estan penjades a la vista de tothom, a l’abast no només de mosques i vespes sinó també de la pols del carrer i el fum del trànsit de la ciutat. Tot un xoc comparat amb les precaucions que es prenen a les nostres carnisseries. En un parell d’ocasions vaig provar de prendre’n fotografies, però el propietari del local mai semblava estar massa disposat a deixar-me jugar amb les llums i ombres del lloc, per tal d’aconseguir el màxim detall de la desena de mosques que voltaven aquell xai penjat. La solució? Esperar a que l’home es girés a tallar un tros de carn, i ser més ràpid que ell en fer la foto i guardar de nou la càmera.

-Els McDonalds de Marroc:

McDonalds del Marroc

Desconec si és un terme popular o comú, però així és com s’hi van referir els que hi menjaven en una ocasió i em va agradar tant que en vaig adoptar el nom immediatament. En aquestes petites parades de menjar ràpid que hi ha a gairebé totes les ciutats, cadascú simplement tria entre els ingredients disponibles per a elaborar el seu entrepà. El preu està en funció del nombre d’ingredients i el tipus. Així, per exemple, un peixet fregit pot costar dos o tres dírhams, un ou dur un dírham i mig, i les olives verdes tallades només un. Al seu voltant acostumen a aplegar-se un bon nombre de gent que xerra i menja. També poden ser parades de sopa, cargols, fruita o llegums. La principal característica és que són llocs molt econòmics on menjar que acostumen a no estar estètica i higiènicament massa cuidats. Fer-ne fotos? Us prometo que ho vaig demanar en un munt d’ocasions, i el màxim que vaig aconseguir va ser permís per fer una foto molt tancada dels cargols sense mostrar la parada. A Rabat però em va semblar trobar l’ocasió ideal per “robar-ne” una foto, ja que hi havia una gran jardinera on seure discretament darrera d’un d’aquests ‘McDonalds del Marroc’. Resultat: Em van enxampar de seguida, la foto no val gran cosa i, a sobre, em va caure una bronca per fer-me l’espavilat.

JOSE A SANTOS – ARTE Y CULTURA

untitled kolhosp¿Ola K ase? ¿Adam Goldberg, o k ase!?

Sin serlo, pensaba que Adam Goldberg era solo un actor de comedia. Su barba, el pelo y cierta tendencia a bizquear en las películas que aparecía me hacían pensar que, si bien el film que estaba viendo en ese momento no era una comedia, el resto de su filmografía estaba plagada de ellas. Y no es así. Quizás por ello siempre había pensado que Adam Goldberg no me hacía ninguna gracia. Y tampoco es así.

Este judío de la Costa Oeste que hace papeles de judío de la Costa Este es, a parte de un buen actor, director y productor cinematográfico, fotógrafo y músico. Su grupo se llama The Goldberg Sisters y es un cacharro gracioso de rock lo-fi DIY con síntomas de psicodelia – seguramente contagiada por sus amigos The Flaming Lips con los que ha colaborado en alguna ocasión.

Por cierto que también es un enfermo del Vine – la app de video-loop para móviles para la que transmuta su vida diaria en una especie de videoclip lynchiano con rubias trans, novias embarazadas y música atonal en L.A.

Sumemos A y B y C y seguro que nos da un cansino moderno (y si todavía no es ese el resultado, es que nos hemos olvidado de incorporar una constante en la fórmula: como buen hipster, Goldberg decora su cuerpo con unos buenos tatuajes talegueros).

Pues si. Adam Golberg atufa a trendic topictismo. Y no. Porque parece que es también un ser inteligente que ha sabido reírse de si mismo. Lo hizo hace unos años cuando, a parte de protagonizar, buscó financiación para que Jonathan Parker realizara Untitled.

untitled 2 kolhospLo de ‘Untitled’… no tiene nombre

La película, una pequeña joya de bisutería sobre el ambiente que rodea al arte moderno, es una visión ácida al sentido de la creación artística actual. Con cariño y mimo, en cada escena presenciaremos una precisa vivisección a cada uno de los agentes que intervienen y envuelven la creación artística moderna. Uno a uno desfilan por la mesa del quirófano galeristas, críticos, coleccionistas, artistas conceptuales, élites de la modernidad, músicos de vanguardia e incluso intelectuales y filósofos de sobremesa. Y al final se quedan ahí, abiertos en canal y expuestos como si la pantalla fuese un museo a visitar por el espectador.

Es admirable que Goldberg deje exponer las vísceras del músico que interpreta para mofa y escarnio de la audiencia. Y que lo haga sabiendo que son tan iguales a las suyas propias – que guardan una mierda creadora similar a la del artista que es él en el mundo real. Pero a fin de cuentas – si nos ponemos a pensar – nuestras tripas son igual de repugnantes: y también circula mierda… y son tan necesarias.

JOSE A SANTOS – ARTE Y CULTURA

caramelos war kolhospEn Arts Santa Mònica: dulces de BTC, la empresa de armas de Alfred Nobel

Jamaa el Fna es a Marrakech lo que Las Ramblas son a Barcelona. Hace unos años, pasé una mañana buscando dónde comprar un curioso souvenir: dos pequeñitas locomotoras de plástico made in China que transportaban cada una a unos grotescos Osama Bin Laden y George Bush Jr. Sé que existía el juguetito. Lo había visto días atrás en algunas de las paradas de los vendedores ambulantes de la plaza. Éstos le daban cuerda al tren del terrorista, luego al del otro terrorista, y los dos rodaban encarrilados y en círculo persiguiéndose mutuamente. Era una tontería que pensé en comprar unas horas antes de subir al avión y desprenderme así de los últimos dirhams que me estaban pesando en los bolsillos.

No lo pude encontrar esa mañana. Volví a casa sin los trenecitos. Unos meses más tarde una bomba en la terraza de un café de la misma plaza se llevó por delante a 14 personas. Así que,  si hoy tuviese el juguete en mi manos también podría abrir una exposición como la que se puede visitar estos días en el Arts Santa Mònica. El trenecito estaría junto a un pitufo cámara que me compré en el aeropuerto de Eleftherios Venizelos (¿o fue en Fiumicino?), una lata de Coca-Cola en árabe y algún que otro pongo del que no sé porqué no he sabido desprenderme.

El Archivo del corresponsal de guerra es eso: una colección de banalidades expuestas y ascendidas al Olimpo de las obras de arte por medio de la iluminación fetiche de su amo y señor, el periodista de La Vanguardia Plàcid Garcia-Planas. Éste las ha ido recopilando en sus sucesivos viajes como reportero internacional y corresponsal en la primera guerra del Golfo, en la antigua Yugoslavia o en Libia – unas veces comprando el objeto, otras encontrándoselo en el camino.

expo arts santa monica corresponsal guerra kolhospLa mochila del corresponsal de guerra Plàcid Garcia-Planas da para esto

El Duchamperiodismo de la colección Plàcid Garcia-Planas no da para mucho. Ni sorprende, ni emociona, ni sirve para que una clase de primaria pueda hacer una redacción sobre la condición humana. Quizás por eso la muestra empieza con unos cuantos recuerdos de los viajes del padre del coleccionista. Unos objetos que parecen un añadido de última hora y que tanto sirven como para justificar aquello de que para ser un animal periodista se ha de llevar en los genes – y parece que también heredarse – como para reivindicar la figura del representante catalán – aquel empresario almogàver que navegaba durante el franquismo como aventurero abriendo nuevos mercados más allá del Ebro y de l’Alguer.

Sigue el recorrido por objetos que, según el tríptico de la exposición que se ha editado como un diario, son “reportajes sin palabras y una visión del oficio de corresponsal de guerra y de la geopolítica que ha condicionado nuestro presente”. Pues deben representar lo peor de dicho oficio. Porque lejos de transmitir cómo vivieron las gentes que sufrieron el conflicto, lo que a mi me ha llegado es la triste sensación del trofeo de guerra; ese que vemos en las películas que guardan los excombatientes estadounidenses en el último cajón de la cómoda de su casa unifamiliar en Wichita: la Luger de un cadáver de Las Ardenas, los pequeños anteojos manchados de barro de Guadalcanal.

recuerdo guerra golfo kolhospLos bigotes están de moda. Véalo en la Colección Plàcid Garcia-Planas

Como decía Enrique Meneses, el oficio de periodista es “ir, ver, oír, volver y contar”. Si. Pero esta exposición no cuenta lo que el periodista vio: para mi que estos objetos no son reportajes. Por mucho que el visitante los pueda tocar -profilácticamente, a través de un plástico, eso sí– lo que hay en este archivo no son más que trofeos: ¿¡metralla comprada en Ebay, enviada por correo en un sobre que NO se ha abierto pero SI se ha radiografiado para comprobar que hay metal en su interior!? ¡¡WTF!! Plàcid Garcia-Planas, ¿Qué te pasa? ¿Hay algo que no nos quieres contar?

Como los cutres pongos no dan para mucha reflexión, al final se muestran las armas del periodista (una radio, un telex, unas libretas ENRI) y unas supuestas intervenciones artísticas sobre algunos de los objetos de la colección (diamantes – falsos – incrustados en balas de gran calibre reventadas, un collage de billetes, un mapa pintarrajeado).

proyectiles brillantes arte kolhospProfundo. Muy profundo. Balas y brillantes. Mucho

Salgo feliz y cabreado de la exposición. Lo primero por no haber encontrado y comprado aquel trofeo/tren de Marrakech. Lo segundo por reencontrarme con lo peor de esta profesión de periodista – resumido perfectamente en lo escrito en una paredes de la exposición:

“Truquen al mòbil. És una amiga de Madrid.
- Hola. Una pregunta. Ets a Facebook?
- No. Sóc a Kandahar.
- Kandaquè?
- Res. Una xarxa social de talibans.”

¿Se supone que me tengo que reír? Qué tontos y superficiales son los amigos de Madrid. Qué chispa en la respuesta y cómo sabe conservar el sentido del humor viviendo el infierno afgano. ¡Ácida crítica a la banalidad occidental! ¡Denúncia sociopolítica! ¡Qué humilde y respetuosa actitud! En fin… que en casa leeré a Meneses.

JOSE A SANTOS – ARTE Y CULTURA

…vista de cerca, la realidad es muy punki

Rompí a martillazos un viejo reproductor de deuvedés. Mi objetivo era llegar a encontrar, escarbando en sus entrañas estilo matasanos del siglo XV, a su alma física. El alma del aparato materializada en su pequeña lente. Porque el láser puede registrar las infinitas líneas 001110010001 del cedé, si; pero la lente… Tan sólo un pedazo de vidrio es el puente entre nuestro mundo y el digital: ah, misterio ¡pablocoelhano!

¿Para qué la pequeña lente? Además de su función en lo más profundo del reproductor ¿sirve para otra cosa? Si. Supe de alguien que la había colocado frente la óptica de la cámara de fotos de su teléfono móvil. De su iphone. El resultado: un macro para el smartphone. Ni idea de cuál es el aumento que se consigue: pero funciona. Tenemos que colocar el aparato a menos de un centímetro del modelo a retratar y ¡click! Llevo unos días capturando con la cámara del teléfono una realidad que me es, al menos, extrañamente inquietante.

Se dice que los detalles explican la historia: las fotos de mi teléfono me dicen cosas como que el retrato de alguien es el paisaje de un llano surcado por infinitos cañones y sembrado de un amenazante bello. Y esto sucede igual con cualquier persona. La lente de mi viejo reproductor ha conseguido democratizar la belleza y hacer extensiva la fealdad. Las dos cosas. Al mismo tiempo.

y la realidad mediatizada da más miedo – o mareo

Sucedió algo parecido cuando alguien decidió desarrollar una narración en los tiempos del cine primitivo filmando los detalles: entonces se asimiló que el primer plano en la gran pantalla – el rostro gigantesco – era algo hermoso. Parece mentira, pero nunca hubiese existido el star system en Hollywood sin el primer plano.

Pero no nos engañemos, el primer plano de la gran pantalla no es el plano detalle del detalle de la camarita de un móvil customizado. ¿Es posible construir un relato a partir de paisajes y retratos de un milímetro cuadrado? Me imagino un Lo que el viento se llevó repleto de estos planos microscópicos: con la piel de Vivien Leigh, la gota de rocío de una hoja de un árbol centenario de la finca de  Los Doce Robles, un par de pelos del bigote  Clark Gable…? ¡Qué alguien lo filme!

Por ahora, he descubierto que la programación en televisión es mucho más interesante a través del alma de la lente del lector. Todo un caleidoscopio azul, rojo y verde en el que cosas como los debates parlamentarios de este Estado a la deriva se muestran tal y como son: auténticos viajes lisérgicos protagonizados por la clase política española, por los verdaderos punkis del sistema.

Salir del concierto

30/05/2012

JOSE A SANTOS – ARTE Y CULTURA

el concierto de Jon Spencer del PS2011 visto ‘a la manera’ de Fàbregas

El fotógrafo Francesc Fàbregas es una especie de cronista gráfico oficial de cualquier sarao musical que se tercie en Barcelona. Lo es desde los años 70: trabajando para revistas especializadas e incluso firmando la imagen de algunas portadas de discos.

Fàbregas fotografió las primeras actuaciones de los Stones en España; a Bob Marley; el ambiente que se vivía en los festivales Canet Rock; también a un Dylan más simpático y a un Sting con melena, entre muchos. Acceder a las bambalinas del escenario le permite captar instantáneas excepcionales; sin embargo, hay algo que a Fàbregas le fascina mucho más: fotografiar la enormidad de los conciertos de estadio, a la masa del respetable en pleno éxtasis marianomusical, una especie prácticamente extinguida que resucita tan solo con visitas como las de The Boss o de Bono y los suyos.

Actualmente, para no depender de los caprichos de las estrellas de estadio y tener que esperar a que se decidan a incluir o no Catalunya en su enésima gira, Fàbregas obtiene su ración anual de público al que inmortalizar gracias a los festivales musicales de verano. Hoy precisamente empieza uno: el Primavera Sound.

Chorrazo de luz= efecto ‘Encuentros en la tercera fase’. PS2011

Entiendo que Fàbregas encuentre más interesante inmortalizar al público de un concierto equis que a la estrella de turno que se pavonea sobre el escenario: en el mundo del arte moderno se llevan décadas discutiendo sobre la importancia del espacio de representación; sobre qué es o qué debería ser una exposición; pero también sobre qué es ser un espectador, qué ha de ser serlo, e incluso si existe o no. En el ámbito de la música pop: un concierto es mucho más que un concierto dependiendo de la reacción – y la acción – de la masa de asistentes.

Vivir una experiencia público en el escenario vital de el concierto puede ser muy gratificante e incluso placentero. Es más: por exceso puede llegar a ser orgiástico si se trata de el festival. Quizás ayude que te guste la música, pero no siempre es imprescindible.

Esto lo saben conscientemente o no las miles de personas que vivirán los próximos 4 días de Primavera Sound. Muchas llevan días haciendo cábalas sobre horarios y grupos. Preparando sus cuerpos y vestuario para tamaño acontecimiento. Cuidando hasta el más mínimo detalle que pueda ayudar a que sean tocadas por la experiencia público, queden iluminadas y pasen a formar parte de ella.

!El contexto, es el contexto! Wilco en el Palau de la Música

Sin embargo, que el resultado de la fórmula del perfecto concierto sea esta experiencia vital depende de factores subatómicos incontrolables por la mecánica clásica – lo que en el ámbito musical seria: me gusta tal grupo, han sacado su mejor disco en años y voy a verlo con tal persona. No funciona así. Son tantas y tan variadas las cosas que han de pasar – y cómo han de suceder – para salir de el concierto con la sonrisa tatuada, que intentar discutirlas aquí solo descubriría la utilidad a la tecla Scroll Lock del teclado. Simplifiquémoslo como: ha de darse el contexto adecuado para que vivamos la experiencia público.
Y tan felices.

JOSE A SANTOS – ARTE Y CULTURA

Garcin como ‘el testigo’ de su universo personal

La infusión se llama Equilibrio. La etiqueta dice que contiene: rooibos, honeybush, toronjil, manzanilla, aroma de miel, hinojo, anís, hojas de zarzamora, raíz de ginseng. Llego a la conclusión de que la suma de todos estos ingredientes – en secreta proporción – deberían dar como resultado una perfecta armonía interior. Estoy en una herboristería muy pro. He decidido pagar por la supuesta fórmula del equilibrio personal porque, en mi mundo, se compra por 10,20 euros los 250 gramos. Así es la existencia mundana.

En este universo trivial se movía hasta no hace mucho Gilbert Garcin, el ciudadano.
Hasta el día de su jubilación, este venerable octogenario estuvo vendiendo lámparas en su tienda de Marsella. La gente acudía a él para que les iluminara de la manera más prosáica. Pues hay – al igual que para equilibrarse – un precio para eso.
Pero ahora el mundo del señor Garcin es otro.

‘mi consejo a los jóvenes artistas: que practiquen seriamente a partir de los 65′

Nadie en Marsella supo qué mosca le picó al gris señor Garcin para traspasar la frontera que separa “La Mundanal Existencia Común” de “El Universo Personal y Obsesivo”.

Primero ganó un concurso del club de fotografía de Aubagne; su premio: un curso en Arles para aprender los trucos del oficio de fotógrafo. Luego se arremangó y empezó a crear. Entonces llegaron las exposiciones en galerías y centros de arte de todo el mundo. Tenía 65 años y pasó de vendedor a maestro de la luz.

Gilbert Garcin ‘con Lucrecia’

Armado con una cámara de fotos, unas tijeras y cola empezó a retratar aquello que mejor conocía: él mismo. Toda una vida tras el mostrador de su tienda y ahora ¿se veía empujado a querer explicarse?
Gilbert Garcin, el artista, dice de su etapa anterior que le ha servido como esponja para retener un montón de cosas interesantes: ideas e imágenes apiladas durante toda una vida que han ido surgiendo los últimos 20 años como collages fotográficos de sí mismo.

el señor Garcin lleva ‘la cuenta exacta’ de su vida

El paso del tiempo, el sentido de la vida o la identidad y el ‘yo’ son algunos de los temas de la obra de Garcin: el abuelo gris y a la vez artista joven contemporáneo que, ajeno a corrientes y tendencias, se recorta y se encola como un tipejo anodino en preguntas existenciales con forma fotográfica: a veces desde el absurdo, otras desde el humor.

‘Diagnóstico correcto’: Garcin sí es ‘artoholic’

Ni joven, ni guapo, ni excepcional, ni dueño de un discurso rompedor, ni rico, ni americano, ni habitante de una ciudad cosmopolita, ni poseedor de una vida apasionada y sin inquietudes artísticas tempranas y sin fomentar jamás su creatividad. Es verdad que el común de la sociedad occidental suma estos ingredientes para ser otro Gilbert Garcin. Sin embargo, como la fórmula de la infusión de 10,20 € no te da el equilibrio que promete; la existencia mundana tampoco te hará excepcional a partir de los 67.

Así que lo de este vendedor de lámparas jubilado es un misterio y – quizás – siempre fue un iluminado sin saberlo.